• Urb. Los Angeles, Calle 63 A Este, Casa 19-A
  • Tel. 507-391-5100 | Fax. 507 391-5102
  • Codigo de Barra Panama

    Consultoria Codigo de Barra

    Consultoria Codigo de Barra Cuando los cambios mundiales de 1989 comienzan a dar fin al esquema económico del Este, la estructura capitalista de occidente cobra más fuerza al perderse los contrapesos, y pasa a ser un sistema global que promete grandes cambios y mejora de vida.

    Sin embargo, pronto fue saliéndose de curso y generando las mayores acumulaciones de riqueza en pocas manos, contrario a la definición propia de globalización. Es decir, quedando en una globalización para ampliar mercados, pero no para distribuir bienestar de forma eficiente.

    Es claro que esta globalización, junto al desarrollo de la tecnología y la comunicación, si ha democratizado en cierto nivel el acceso a los bienes y servicios de la rápidamente creciente demografía, sin embargo genera un desbalance mucho más marcado, al no haber acabado con la pobreza y ya no por falta de recursos.

    La permisividad del sistema sin regulación y muchas veces sin ética, permite la acumulación infinita de capital, cosa que no es justificable en un mundo en el cual no se han resuelto ni siquiera las necesidades básicas de una enorme parte de la población.  Es decir, mientras por un lado se acumulan riquezas que son tan inmensas que sus dueños no las pueden gastar, por el otro, hace falta riqueza que globalice el bienestar.

    No se trata de que esto se resuelva con esa visión de “caridad” mal entendida o de fundaciones y otras iniciativas que, si bien logran un cierto nivel de bienestar, no resuelven el problema estructural donde, por temas geográficos, climáticos, políticos y culturales, la economía no sirve para millones de personas. Codigo de Barra en Panama, servicios de consultoria y optimización de inventario

    Es decir, el recurso existe pero pesa más su valor acumulado que la vida humana de muchos. Tampoco es simplificar, en un contexto paternalista, en el criterio de simplemente “repartir” riquezas, sino lograr un sistema que logre su multiplicación y sostenibilidad para todos.

    Esta idea sonaba dolorosamente imposible y utópica hace un par de décadas, pero quiero destacar que el avance tecnológico y de las comunicaciones, junto a la democratización de los mismos, debe permitir resolver aquellos problemas que entonces no tenían salida. Sin embargo, vemos que el tema de comunicaciones y tecnología, ha sido utilizado más bien para lograr niveles impensables de acumulación de capital. Pero por otro lado, han abierto caminos nuevos que pueden resolver de forma real estos factores que no han permitido salir de la pobreza a muchos.

    Pensar al estilo de las décadas pasadas en grandes revoluciones proletarias sería tropezar con la misma piedra y esta vez más grande. Sin embargo, el problema no se puede quedar ahí.  Si bien la democratización de la tecnología y comunicaciones ha logrado dar bienestar a un número muy grande de personas que no son grandes capitalistas y genera movimientos de desarrollo muy interesantes, el problema estructural de la pobreza parece no ir encaminado a una solución real.

    Por otro lado es precisamente el tema de la pobreza sumado a la tecnología, el que genera una nueva fuerza que amenaza todo el sistema. Ya en los 70s y 80s vimos cómo se manipularon a los pobres a favor de una u otra causa, situación históricamente repetida siempre.  Pero hoy, la amenaza no viene de los partidarios de uno u otro lado del sistema, sino de terceras fuerzas apátridas y sin compromiso alguno con ideologías sociales.  Me refiero a los cambios  tales como pasar de guerrillas revolucionarias, a ejércitos paralelos para el narcotráfico, o de masas pobres creyentes en alguna Fe, a grupos terroristas fundamentalistas.

    La diferencia hoy es que estos grupos viven, crecen y se coordinan a través de toda esta tecnología democratizada, superando uno de los escollos organizativos más grandes en toda organización global o regional: la capacidad de comunicación. Resolvemos este problema mediante el uso de Codigo de Barra en Panama, también optimizamos su inventario para maximizar las ventas

    Es decir, que el sistema excluyente del bienestar económico que existe, tiene su némesis en estos grupos que aprovechan esa falta de equidad para manipular algo tan doloroso como el hambre, la falta de techo, de educación y las migraciones forzadas. En otras palabras, el sistema tal como está, requiere perfeccionamiento urgente para lograr esa equidad económica y con ello el fin de la manipulación de las masas empobrecidas a favor de una u otra ideología que, en los casos mencionados, amenaza a cada uno en el globo de una forma no conocida antes.

    Así pues, urgen pensadores, conocedores de la economía y humanistas que vayan dando forma a este perfeccionamiento, libres de influencias de grupos de tendencia meramente comercial.

    Para ello, hay que ir a las raíces del sistema económico imperante, donde hay fallas estructurales pero aun salvables.



Comments


Soporte Técnico   Consultas y Ventas